ONG Fiet Gratia

Cae una red de trata con fines de explotación sexual en Barcelona

La Policía Nacional, en un operativo policial junto a la policía francesa, ha logrado desarticular una red de explotación sexual en Francia que era gestionada desde l’Hospitalet de Llobregat, a través de un “call center” ubicado en el municipio barcelonés desde el que se organizaban las citas entre clientes franceses y mujeres víctimas de trata de seres humanos para este fin.

El operativo se llevó a cabo de manera simultánea en España, donde se ha detenido a 8 personas (5 de ellas ya se encuentran en prisión), Francia, Italia y Rumanía, con 2, 1 y 1 detenciones respectivamente, sumando un total de 12. Las víctimas de la organización criminal, 33 mujeres, están siendo ahora asistidas en territorio francés.

Cae una red de trata con fines de explotación sexual en Barcelona

En junio de 2020, dos mujeres de nacionalidad colombiana consiguieron huir del apartamento en Montpellier donde las habían tenido secuestradas y donde fueron obligadas a prostituirse durante varias semanas y, fruto de sus declaraciones en la comisaría de esta misma ciudad, se emitió una orden a nivel europeo que propició el inicio de la investigación en España y que ha culminado con el descubrimiento del “call center” ubicado en el propio domicilio de los investigados.

Las víctimas, de origen sudamericano, fueron captadas en sus países de origen con la promesa de una vida mejor: se les ofreció trabajo en tareas de limpieza y cuidado de niños hasta que, una vez en Francia, desprovistas de cualquier recurso y permanentemente controladas con sistemas de videovigilancia, se veían forzadas a ejercer la prostitución y a entregar la mitad de las ganancias a esta red de trata.

La organización criminal contaba con una figura, “el pasador”, que acompañaba a la víctima desde su ciudad de origen hasta Francia, consiguiendo que cruzaran las fronteras tanto regular como clandestinamente. Además, la cabecilla de la estructura se beneficiaba de la colaboración de varios familiares.

La explotación sexual se producía en domicilios particulares y no en clubes, un hecho que dificultó la investigación, pero, tras 20 registros de inmuebles (18 en Francia y 2 en Girona y Barcelona, respectivamente), esta red de trata de seres humanos ha caído.

Deja un comentario