ONG Fiet Gratia

Decimos NO a la mutilación genital femenina

‘Tolerancia cero’ indica claramente que el grado de flexibilidad debe ser nulo, que no existe justificación posible ni explicación adecuada que permitan la continuidad con dicha actividad.  

La palabra mutilación implica en sí misma una lesión, una amputación.

Tomar el cuerpo de una niña en plena infancia y realizarle la amputación física únicamente señala que las heridas que se infringirán sobre esta vida irán mucho más allá de lo que a primera vista podría indicar. Si se puede disponer del cuerpo de esta pequeña para lesionarlo sin su consentimiento, también resultará posible sesgar sus sueños y extirpar toda esperanza de tener un futuro mejor.  

Cuando hablamos de la mutilación genital femenina debemos entender que el concepto de pertenencia intrínseco en cada una de estas niñas ha sido violado. Ninguna de estas niñas entenderá la idea lícita de soñar o ser dueñas de sí mismas hasta que alguien intervenga, rompiendo ese ciclo de abuso.  

Esto es lo que deseamos: poder ser parte de este cambio, poder apoyarlas en su proceso de volver a ser dueñas de sí mismas, poder estar ahí cuando cada una de ellas recupere su sonrisa, sus sueños y la esperanza en el futuro que le fueron extirpados en su infancia.  

Deja un comentario