ONG Fiet Gratia

Día Internacional de la Solidaridad

En alguna situación de nuestras vidas hemos tenido que poner en práctica eso de “nadar contracorriente”. Es decir, mantenernos en un valor o concepto que consideramos inamovible a pesar de que la mayoría de las personas que nos rodean pudieran considerar lo contrario.

Es muy habitual encontrarnos en un entorno hostil y egoísta, que solo busca luchar por sus propias pretensiones y, así, alcanzar sus sueños personales e individuales. Pero, justamente oponiéndose a esta idea, se encuentra el concepto de la solidaridad, que significa mostrar apoyo incondicional a intereses ajenos.

Día Internacional de la Solidaridad

Mostrando solidaridad con personas desfavorecidas no estamos consiguiendo un beneficio personal ni egoísta, ni buscando elogios o notoriedad: estamos involucrándonos en la consecución del bienestar de otra persona. Ser solidario conlleva ser generosos.

¿Generosos con quién? Con las personas que amamos y con aquellas que ni siquiera conocemos, pero que necesitan de nuestra colaboración. Cada una de las mujeres a las que atendemos, en su realidad plagada de crueldad y dolor, recibe una mano tendida para rescatarla. Con una perspectiva general podría parecer insignificante la ayuda que prestamos, porque la lacra es inmensa, pero a los ojos de cada una de estas mujeres, la ayuda que ofrecemos es vital: la podrían definir como la única oportunidad que se les ha brindado en su vida.

No dejemos de ser solidarios, ellas necesitan nuestros pequeños actos de altruismo que las acercan a la libertad y a su proceso de restauración.

Deja un comentario