ONG Fiet Gratia

Tras la denuncia de FACUA por “blanquear la prostitución”, la marca Krash retira su línea de maquillaje Sugar Daddy, vendida en Primor

FACUA-Consumidores en Acción ha conseguido con su denuncia que se retire la línea de productos de maquillaje de la marca Krash Kosmetics, llamada Sugar Daddy, por utilizar una terminología que, en sus propias palabras, “blanquea la prostitución” al normalizar que las mujeres tengan relaciones con hombres mayores que ellas a cambio de regalos, dinero u otros beneficios.

El término Sugar Daddy hace referencia a aquellos hombres que mantienen relaciones con mujeres mucho más jóvenes que ellos y en las que el factor económico es primordial. De este modo, FACUA criticaba una estrategia de ventas que “enmascara y presenta como deseables y positivas” unas relaciones que pueden llevar a las consumidoras más jóvenes a normalizar situaciones de prostitución.

Entre estos productos, que se encontraban a la venta en la cadena de perfumerías Primor, había una paleta de maquillaje con forma de tarjeta de crédito que presentaba sus tonos de maquillaje con nombres como estos: “Is that your dad?”, “Paga semanal”, “Podría ser su nieto/a”, “Jet privado”, “Cena en París”, “I’m caprichito”, “Hot madurito”, “Just company” o “Transferencia urgente”, así como pintalabios llamados “No credit limit” o “Bizum de 500€”.

“La asociación considera un auténtico despropósito que la marca siga cayendo en estereotipos completamente retrógrados y misóginos para vender sus productos, presentando a las mujeres como derrochadoras que solo buscan el dinero de los hombres para comprar todo lo que desean”, alegó FACUA en su denuncia.

A través de redes sociales, la marca finalmente ha anunciado que, «ante la polémica generada», ha decidido retirar esta controvertida colección. «Nuestra intención jamás ha sido herir, ya que en ningún momento representa los valores de nuestra marca». Según su CEO, Álvaro Kruse, el lema inicial siempre fue ‘Sé tú tu propio Sugar Daddy’, culpando a “la falta de información de los medios” que se haya producido esta “descontextualización”.  

Sea como sea, lo cierto es que esta estrategia de marketing enmascaraba una situación de violencia contra las mujeres. Algo que, de una vez por todas, se debe dejar de blanquear y normalizar.

Deja un comentario