ONG Fiet Gratia

Último informe de Naciones Unidas: la pandemia está impulsando la trata de personas, un fenómeno que explota cada vez más a niñas y niños

Del Informe Global sobre la Trata de Personas publicado por la UNODC el pasado martes 2 de febrero se pueden extraer conclusiones aciagas. Pero hay una especialmente amarga: el número de niñas y niños víctimas de trata en el mundo se ha triplicado en los últimos 15 años (multiplicándose por 5, en su caso, el porcentaje de niños varones).

Según este informe, al menos 50.000 personas han sido víctimas de un fenómeno que, siempre maquillado por su naturaleza oculta, nunca llega a reflejar el número real de víctimas, mostrando tan solo la punta del iceberg de un problema que podría estar afectando a millones de personas en el mundo. Por ello, se insta a recabar respuestas de los gobiernos contra este delito, a poner fin a una impunidad grosera por parte de los delincuentes y a focalizar los esfuerzos en la protección y el apoyo a las víctimas, muchas de ellas, invisibles.

Del Informe Global sobre la Trata de Personas publicado por la UNODC el pasado martes 2 de febrero se pueden extraer conclusiones aciagas. Pero hay una especialmente amarga: el número de niñas y niños víctimas de trata en el mundo se ha triplicado en los últimos 15 años (multiplicándose por 5, en su caso, el porcentaje de niños varones).  Según este informe, al menos 50.000 personas han sido víctimas de un fenómeno que, siempre maquillado por su naturaleza oculta, nunca llega a reflejar el número real de víctimas, mostrando tan solo la punta del iceberg de un problema que podría estar afectando a millones de personas en el mundo. Por ello, se insta a recabar respuestas de los gobiernos contra este delito, a poner fin a una impunidad grosera por parte de los delincuentes y a focalizar los esfuerzos en la protección y el apoyo a las víctimas, muchas de ellas, invisibles.

En 2018, la mitad de todas las víctimas detectadas sufría explotación sexual, mientras que el 38% estaba sometido a trabajos forzosos, el 6% era obligado a cometer actividades delictivas, el 1% forzado a mendigar y, en menor número, se dieron situaciones de matrimonios forzados o extracción de órganos.

Las mujeres y niñas siguen siendo los principales objetivos de los tratantes: de cada 10 víctimas detectadas en 2018, aproximadamente 5 eran mujeres adultas y 2 eran niñas, un 70% del total. No obstante, se han producido variaciones durante los últimos tres lustros: mientras el porcentaje de mujeres adultas ha ido cayendo de un 70% a un 50%, los casos detectados de menores han aumentado de un 10% a un 30%.

Sobre la cruenta relación entre trata e infancia, la directora ejecutiva de la UNODC, Ghada Waly, ha denunciado que, si bien a escala mundial 1 de cada 3 víctimas es un menor, en países de rentas bajas, los menores representan la mitad de las víctimas detectadas. Mientras que los niños son captados para realizar trabajos forzados, ellas son prostituidas.

Para cerrar este artículo, el informe concluye con que las situaciones de precariedad y el previsible aumento de la pobreza en el mundo debido a la crisis desatada por la pandemia no invitan a ser optimistas. Los traficantes se aprovechan de los más vulnerables (migrantes, personas sin trabajo o niñas y niños sin escolarizar) y la covid-19 no ha hecho más que poner a aún más personas en riesgo.

Deja un comentario