ONG Fiet Gratia

Vigo: 9 años de prisión para una mujer que, junto con su marido, abusaba sexualmente de sus “empleadas domésticas”

Entre marzo y octubre de 2019, un matrimonio, vecinos de la zona de Castrelos, en Vigo, se puso en contacto a través de una web de anuncios con 7 mujeres latinoamericanas, en situaciones muy vulnerables, para ofrecerles empleo como trabajadoras del hogar y niñeras de su hija de 6 años, a cambio de un sueldo y de regular su situación legal en España.

Sin embargo, lo primero que tuvieron que hacer estas mujeres para conseguir el trabajo fue someterse a un “reconocimiento médico” -llevado a cabo por el propio marido, que se hacía pasar por médico- que consistía en tocamientos y en la introducción de un bastoncillo en la vagina y el ano. Varias de las víctimas no volvieron al domicilio de la pareja después de esto, aunque, al menos 2 de ellas, sí llegaron a trabajar para ellos.

Una mujer procedente de Nicaragua pasó allí un solo día, después de ser obligada a trabajar en ropa interior bajo la amenaza de que había cámaras en la casa desde donde era vigilada por una peligrosa red de tráfico de drogas y órganos, que le harían daño a ella y a sus hijos si no obedecía. Además, la mujer llegó a golpear a la víctima y a exigirla que mantuviera relaciones sexuales con ella y su marido y a que se duchara con la puerta abierta. Al día siguiente, la víctima escapó.

Otra de ellas, una mujer de nacionalidad colombiana, vivió este infierno durante 8 días, hasta que fue rescatada por la Policía. También fue amenazada si abandonaba el piso y para cumplir los deseos de ambos -trabajar en ropa interior o someterse a más “exploraciones médicas”-.

Durante la detención, mientras se estaba realizando el registro de la vivienda, el marido, pese a encontrarse esposado, se suicidó: se abalanzó contra la ventana de la cocina y cayó al vacío desde un noveno piso, falleciendo como consecuencia de la gravedad de sus heridas.

Ella, a pesar de que la Fiscalía pidió inicialmente 37 años de cárcel, ha aceptado una pena de 9 años de prisión y el pago de 17.000 euros en indemnizaciones para las víctimas, en base a un acuerdo de conformidad que ha evitado el juicio contra su persona previsto para los días de ayer y de hoy.

En total, la acusada ha aceptado un año de cárcel por cada uno de los 5 delitos de abuso sexual, 5 meses por agresión sexual, 3 meses por un delito de coacciones, 4 meses por un delito contra los derechos de los trabajadores y 3 años de prisión por un delito de trata de personas.

Deja un comentario